¿Estás desconcentrado? ¿Te sientes sin energía? ¡Es probable que no estés comiendo colaciones!

Las colaciones o snacks, son pequeñas porciones de alimentos que se consumen entre las comidas principales. Su función es evitar la fatiga, mantener activo el cuerpo, controlar los niveles de azúcar en la sangre, y a la vez garantizar que nuestra alimentación sea la adecuada, previniendo el sobrepeso y la obesidad.

¿Por qué las colaciones son la clave para el control del peso corporal?

porciones recomendadas
Cuando no incorporamos colaciones a nuestra rutina, dejamos abiertas las posibilidades de alimentarnos de forma deficiente o sobre alimentarnos, es decir, consumir menos alimentos de lo que deberíamos o mucho más de lo recomendado. Además, debemos considerar que, sin una planificación adecuada, el tipo de alimentos que consumismos probablemente no sea el más saludable. Por ejemplo, los famosos “picoteos”, en donde podemos terminar comiendo más del doble de las calorías que necesitamos, son episodios o momentos que se dan con frecuencia durante el tiempo en el que llevamos demasiadas horas sin comer, ya que no tenemos una rutina de hábitos saludables, ni un horario establecido para ello. Los atracones también pueden aparecer como una consecuencia de nuestra falta de rutina y autocuidado, ya que este trastorno alimentario se vuelve más severo si tenemos índices elevados de ansiedad. El no alimentarse de forma eficiente, repercute en nuestro estado emocional. Por ello, es tan importante considerar que la incorporación de colaciones saludables, debe considerarse como un acto de autocuidado integral, que abarca tanto nuestra salud física como mental.

¿CUÁLES SON LAS PORCIONES RECOMENDADAS?

La cantidad de alimentos a ingerir siempre va a depender de las necesidades físicas únicas de cada persona. Por ello, es importante asesorarse con un/a profesional que determine y eduque sobre nutrición. De todas formas, siempre es bueno considerar que, si no realizamos ejercicio físico con regularidad, nuestras porciones no deben ser demasiado grandes, para así no superar la ingesta diaria de calorías. Debemos considerar el equilibrio como la clave de nuestro plan alimenticio.

COLACIONES SALUDABLES

A continuación, te entregamos una guía rápida y sencilla de algunos snacks o colaciones que puedes incorporar a tu rutina, y consumir entre las comidas principales. Para traer nuevas ideas, no incluiremos los frutos secos y frutas por sí solos, pero siempre son un snack muy recomendado.

Fajitas de Nori y verduras

fajitas de nori y verduras

¡Nos encanta el sushi! Y hoy te contamos que existe una alternativa que nos sacará el antojo.

Mantén siempre verduras cortadas en tu refrigerador y a media tarde utiliza una hoja de alga nori para envolverlas y disfrutar de un snack delicioso y saludable. Puedes agregar semillas de sésamo y aliños naturales para darle mayor sabor.

Snack de garbanzos

fajitas de nori y verduras

Este snack ha ganado popularidad últimamente. Se trata de mezclar garbanzos cocidos y bien escurridos y agregar distintas especias como orégano, eneldo, comino, curry y una pizca de sal.

Una vez sazonados, se llevan al horno en una bandeja con una capa fina de aceite y se dejan cocinar por aproximadamente 30 a 40 minutos ¡Y listo! Ya tienes una colación deliciosa y llena de proteínas.

Pudding de chía

pudding de chia

Es un clásico de la alimentación saludable, pero esta deliciosa preparación llena de fibra, también es el postre ideal para media tarde, cuando el antojo dulce se hace más presente.

Puedes prepararlo desde la mañana o incluso en la noche anterior y mantenerlo en tu refrigerador.

Agrega 3 cucharadas de chía en 200ml de leche o leche vegetal y remoja durante mínimo 2 horas. Al servir agrega frutas, cranberrys, frutos secos, entre otra variedad de texturas y sabores.

También puedes incorporar vainilla, cacao y/o coco rallado y darle un toque especial a tu preparación.

 

Tomates Cherry

tomates cherry

¿Alguna vez pensaste que serían la colación ideal? ¡Lo son! Puedes ubicarlos como esos pequeños tomates que, como dice su nombre, más parecen una cereza, pero con un sabor totalmente diferente.

Una porción de este fruto puede generar una gran sensación de saciedad. Sumado a eso, tenemos el beneficio de disfrutar de su característico sabor dulzón.

Lo mejor es que son fáciles de preparar ¡Solo hay que lavarlos!

Hummus de legumbres con bastones de fruta

hummus de legumbres
Esta es la oportunidad perfecta para consumir más legumbres y más verduras. Sólo necesitas preparar un hummus clásico de garbanzos o uno menos convencional como el de lentejas o habas, y cortar bastones de zanahoria, pepino, apio, brócoli o coliflor cocidos al dente. Para preparar tu hummus, procesa en la licuadora o minipimer, la legumbre ya cocida y escurrida. Agrega un poco de sal, ajo y pimentón en polvo. Añade jugo de limón a gusto, y opcionalmente unas gotitas de aceite de sésamo, tahini o semillas de sésamo. También puedes agregar agua de la cocción para darle una textura más suave.

Helado natural de frutas

Helado natural
Esta es una alternativa ideal para el helado clásico, ya que es completamente saludable y natural. Para hacer la base de dos porciones, congela 2 plátanos maduros sin cascara y cortados en rebanadas. Una vez congelados, prepara el helado de la siguiente forma: Coloca los plátanos en una procesadora de alimentos o licuadora y agrega algunos ingredientes a gusto como cacao en polvo sin azúcar y otra porción de fruta congelada. Te recomendamos usar berries como frutillas, moras, arándanos y frambuesa, ya que combinan muy bien con el sabor y cremosidad del plátano. Procesa hasta conseguir la textura deseada y disfruta de un delicioso helado 100% natural.

Trufas de avena, cacao y coco

trufas de avena, cacao y coco
Una deliciosa trufa dulce, es el snack perfecto para levantar la energía a media tarde o a media mañana ¡Y nuestra idea te va a encantar! Para cocinar para toda la semana, sólo necesitas avena, cacao, coco y tu endulzante preferido que también puede ser miel de agave o maple (debes tener cuidado con la cantidad de azúcar). Coloca 2 taza de avena, media taza de cacao y revuelve. Agrega un poco de agua y endulzante, hasta crear una masa moldeable con tus manos, pero que conserve algo de humedad. Forma bolitas con la masa y deslízalas de inmediato por coco rallado ¡Listo tu antojo de chocolate!

¡Ahora solo necesitas un poco de organización para preparar tus colaciones y así recargar energía para seguir con tu rutina diaria!

Share This