1

Día de la danza: 8 Consejos Para Mejorar tu Autoestima con el Baile

Publicado por Salón Los Ángeles en http://salonlosangeles.mx/7-consejos-para-mejorar-tu-autoestima-con-el-baile/

Este 29 de abril se celebra el Día internacional de la danza por ser el día del nacimiento de Jean-Georges Noverre, bailarín francés y profesor de ballet, considerado el creador del ballet moderno
En este artículo repasamos ocho consejos para atrevernos a bailar y con ello mejorar nuestra autoestima y llevar una vida sana.

 

1. Escoge un baile que verdaderamente te apasione.

El baile de tu selección debe ser un tipo de expresión que te fascine y que te haga sentir feliz. Si te has imaginado durante años bailando tango, entonces ése es tu baile. Si tus pies no pueden resistir moverse cuando escuchas música africana, entonces lo tuyo es el baile africano.

Esto es de suma importancia para mejorar la autoestima. Un baile que te permita expresar a tu yo verdadero será el más beneficioso para tu autoestima.

 

2. Baila en un ambiente que celebre todos los tipos de cuerpos.

Un ambiente positivo incluye a una maestra o maestro que apoye tu aprendizaje y te motive a que sigas adelante, aún cuando tienes dificultades. En ese ambiente los alumnos se apoyan y ayudan en el proceso de aprendizaje.

Si te encuentras en un ambiente que se rige por las críticas, los comentarios negativos y la envidia, sal de ahí corriendo y busca otro lugar que sea más saludable para tu autoestima.

 

3. No le des demasiada importancia al qué dirán.

No te preocupes por lo que los otros piensan de tí y de tu baile. No definas tu nivel de satisfacción por la aprobación que recibes de las demás personas. Enfócate en tu desarrollo a nivel interior, entendiendo que hay días que bailarás mejor que otros, y que los errores son oportunidades para crecer y aprender más.

 

4. No te juzgues ni te compares con otras personas.

Es normal enfrentar dificultades en cualquier proceso de aprendizaje. Todo el mundo aprende a diferentes ritmos. No compares tu progreso con el progreso de otras personas ni te maltrates con comentarios negativos. En lugar de ello, enfócate en lo que sí aprendes cada día y celébralo como un gran logro.

 

5. Aprender movimientos básicos de baile.

Es necesario ser capaz de identificar el ritmo para bailar una canción. Escucha una, y trata de dar toques con el pie o aplaudir siguiendo el ritmo. Dependiendo de la canción, el ritmo puede ser rápido o lento. Cuando recién estés aprendiendo a identificar el ritmo, escucha música que tenga un ritmo fuerte de batería. Esto hará que escuchar el ritmo sea más fácil para ti.

 

6. Toma lecciones de baile.

Busca academias de baile en tu área por Internet e investiga las diferentes clases disponibles para principiantes. Elige un estilo de baile que te interese aprender. Por ejemplo, podrías intentar aprender hip hop, jazz, baile contemporáneo, baile de salón, entre otros.
De forma alternativa, si buscas algo más casual, podrías encontrar clases de baile en un centro comunitario local o asociación cristiana.
También puedes ver videos de instrucción de baile en Internet o comprar uno en DVD.

 

7. Practica frente a un espejo.

Bailar frente a un espejo te permitirá ver cómo te ves mientras bailas. Puedes sentirte avergonzado por bailar. Sin embargo, después de mirarte en un espejo, te darás cuenta de que no eres tan malo como pensabas. Además, podrías darte cuenta de que algunos de tus movimientos lucen torpes y así trabajar en mejorar ese aspecto de tu baile.

Utilizar un espejo te permitirá identificar el área que necesitas mejorar con el fin de darte más confianza en la pista de baile.
Utiliza un espejo de cuerpo entero para que puedas verte por completo.
Realiza una gran variedad de movimientos para que puedas tener una idea de lo que se ve bien.

 

8. Disfruta cada momento al máximo.

Aprender un baile requiere de mucho esfuerzo y disciplina. No te dejes agobiar por las dificultades y retos. Ni te enfoques excesivamente en el resultado deseado. Pon tu atención en las sensaciones placenteras que el baile despierta en tí.”

 

Finalmente ¡Atrévete a dar el primer paso! El segundo ya será mucho más fácil, y el tercero, bueno, ya te lo echarás al bolsillo.