Antecedentes

Además de la práctica periódica de actividad física, un mayor consumo de frutos secos, especialmente de los arbóreos, puede reducir el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares en personas con diabetes tipo 2 según una nueva investigación publicada en Circulation Research, una revista de la American Heart Association.

Las personas que padecen Diabetes tipo 2 se asocian a un mayor riesgo de sufrir hipercolesterolemia, cardiopatías y accidentes cerebrovasculares. Además, supone un problema de salud muy extendido que afecta a millones de personas a nivel mundial. Los frutos secos aportan proteínas y están repletos de ácidos grasos insaturados, sustancias fitoquímicas, fibra, vitaminas como la E o el acido fólico, así como minerales, entre los que se incluyen el calcio, el potasio y el magnesio.

Los frutos secos aportan proteínas y están repletos de ácidos grasos insaturados, sustancias fitoquímicas, fibra, vitaminas como la E o el acido fólico, así como minerales, entre los que se incluyen el calcio, el potasio y el magnesio

Referencias al estudio

En dicho estudio se ha demostrado que es muy beneficioso incluir frutos secos en los hábitos alimenticios entre personas con diabetes tipo 2, para prevenir complicaciones por enfermedades cardiovasculares y muertes prematuras como afirma el autor principal del estudio Gang Liu, Ph.D., investigador en el campo de las ciencias nutricionales de Harvard T.H. Chan School of Public Health de Boston, Massachusetts. Además, comenta que aquellas personas que ya tenían hábitos de comer frutos secos antes de ser diagnosticadas con diabetes tipo 2, el aumento de la cantidad de frutos secos en su dieta demostró ser beneficioso en cualquier fase de la enfermedad o edad de la persona. Concluye, “Parece que nunca es demasiado tarde para mejorar la dieta y el estilo de vida de las personas diagnosticadas con diabetes de tipo 2”.

Conclusiones

Los investigadores observaron que la ingesta de todo tipo de frutos secos ofrecía algunos beneficios cardiosaludables, siendo los de tipo arbóreo los que mostraban la mayor asociación. Los resultados también pusieron de manifiesto que incluso la ingesta de una pequeña cantidad de frutos secos tenía un efecto positivo en la salud de estas personas. Algunos de los hallazgos encontrados, fueron:

Se hizo la comparación entre las personas con diabetes tipo 2 que comían menos de una ración de 28 gramos al mes, la ingesta de cinco raciones de frutos secos a la semana suponía un 17% menos de riesgo de la incidencia total de enfermedades cardiovasculares, un 20% menos de riesgo de enfermedades coronarias, un 34% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 31% menos de riesgo de muerte por cualquier causa.
Se realizó un comparativo entre las personas que no cambiaron sus hábitos de ingesta de frutos secos tras ser diagnosticadas con diabetes tipo 2, con aquellas que sí aumentaron la ingesta después de ser diagnosticadas y presentaban un 11% menos de riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular, un 15% menos de riesgo de sufrir una enfermedad coronaria, un 25% menos de riesgo de muerte por enfermedad cardiovascular y un 27% menos de riesgo de muerte por cualquier causa.
Cada ración adicional de consumo semanal de frutos secos es asociado con la disminución de un 3% el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y un 6% menor de muerte por enfermedad cardiovascular.
Se estableció una fuerte asociación entre los frutos secos arbóreos, como las nueces, almendras, los pistachos, avellanas, etc. y un menor riesgo cardiovascular en comparación con los que crecen bajo tierra.

“Se estableció una fuerte asociación entre los frutos secos arbóreos, como las nueces, almendras, pistachos, avellanas, etc., y un menor riesgo cardiovascular en comparación con los que crecen bajo tierra”.

Reflexión

“Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte y una de las principales causas de infartos al corazón, los accidentes cerebrovasculares y la insidencia de diabetes tipo 2 en las personas”, afirma Prakash Deedwania, M.D., profesor de medicina en la University of California-San Francisco School of Medicine en Fresno y miembro del comité de asesoramiento científico Know Diabetes by Heart. “Es importante realizar esfuerzos para comprender la relación entre las dos condiciones con el fin de evitar las complicaciones cardiovasculares de la diabetes de tipo 2 y ayudar a las personas a tomar decisiones fundadas sobre su salud”.

Receta:

Almendras Tostadas con Especias

Preparación: 5 minutos
Cocción: 5 minutos
Total: 10 minutos

Ingredientes
1 taza de almendras crudas y sin sal (150 g)
1 cucharada de levadura nutricional o de cerveza
2 cucharaditas de aceite de oliva virgen extra
1/2 cucharadita de sal
1/2 cucharadita de orégano
1/2 cucharadita de ajo en polvo
1/8 cucharadita de cayena en polvo

Instrucciones
Echa todos los ingredientes en un bol y mezcla con tus manos hasta que estén bien integrados.
Cocina las almendras en una sartén a fuego medio durante unos 5 minutos o hasta que se doren.
Puedes tomarlas recién hechas o frías, como más te gusten. Guárdalas en un recipiente hermético a temperatura ambiente durante una semana

Nutrición:

Calorías: 61
Azúcar: 0,4 g
Sodio: 74 mg
Grasas: 5,3 g
Grasas saturadas: 0,4 g
Hidratos de carbono: 2,4 g
Fibra: 1,2 g
Proteína: 2,3 g

Autor:

Danza de Fogones (https://danzadefogones.com/almendras-tostadas-con-especias/)

 

Share This