¿Tienes a cargo un equipo de trabajo y quieres ser un mejor líder? Analizamos las características que te permitirán guiar mejor a tu equipo.

La creación de pequeñas y medianas empresas ha aumentado significativamente durante los últimos años, siendo la pandemia y la difícil situación laboral los mayores precursores de este fenómeno. De hecho, en enero de 2021, en Chile se registraron a través del Registro de Empresas y sociedades (RES) un aumento de un 44,3% de nuevas empresas a comparación con enero de 2020. Esta cifra no sólo habla de la creación de nuevos empleos o del nivel de inversión económica en el país, también nos cuenta una historia sobre nuevos líderes, personas que han decidido emprender y hoy tienen a su cargo a un equipo de trabajo pequeño o grande, y con esto, nuevos desafíos a nivel emocional.

Emprender o ascender

emprender o ascender

Existen dos caminos principales para convertirse en líder de un equipo laboral. El primero es emprender y crear una empresa. Este nuevo emprendimiento puede significar la totalidad de los recursos económicos que entran en el hogar o la inversión del patrimonio, lo que genera mayor responsabilidad e incertidumbre, ya que el éxito no siempre está garantizado. Además, a diferencia de lo que comúnmente se puede creer, a veces requiere invertir más tiempo para que las cosas funcionen como estaban previstas, incluso varios años después de su creación. Otro factor importante es encontrar un equipo de trabajo que sea adecuado y cumpla con todo lo que la empresa requiere, y si no has tenido previa formación laboral en este ámbito, las cosas pueden resultar un poco más complicadas. De todas formas, emprender también tiene grandes ventajas si se logra mantener un equilibrio: manejar el tiempo personal, tener algo propio, satisfacción personal y mayor autonomía.

El segundo camino es hacer carrera dentro de una organización y ser asignado como líder de equipo. Estar a cargo de tus compañeros de trabajo y guiar los nuevos desafíos que te propone tu jefatura, que si se logra manejar de forma saludable entregan una gran satisfacción y reconocimiento propio y externo, aumentando la calidad de tu carrera profesional.

Bajo estos dos caminos, es muy importante tener en cuenta que las aptitudes profesionales ligadas al oficio de tu trabajo, no son lo único que se requiere para ser un o una buena líder, ya que quizás una de las mayores exigencias es saber manejar el capital humano.

¿Qué es la inteligencia emocional?

Este término se les atribuye principalmente a los psicólogos Salovey y Mayer, logrando mayor popularidad gracias al psicólogo Daniel Goleman y su libro “Inteligencia emocional” de 1996.

Durante muchos años se creyó que la inteligencia estaba ligada solamente al ámbito cognitivo e intelectual, necesarias para lograr desenvolverse en la vida, pero actualmente existe un consenso sobre la importancia de las emociones y la capacidad de los individuos de reconocerlas y saber discernir entre diferentes emocionalidades y sentimientos. Esta capacidad nos permite guiar el pensamiento y la conducta para lograr adaptarnos mejor al ambiente.

5 claves de los líderes con inteligencia emocional

líderes inteligencia emocional
Como mencionamos anteriormente, la inteligencia emocional es básica para lograr un buen liderazgo, por esto, te contamos sobre los pilares que la sostienen, según Salovery y Mayer, y cómo aplicarlos en el ámbito laboral.

Autoconciencia

Para liderar un equipo de personas es necesario conocer nuestra posición como líderes, siendo consciente de nuestras propias emociones, fortalezas, necesidades, impulsos y debilidades. Esto nos permite enfrentar situaciones con plena consciencia de nuestro carácter y observarnos de forma más objetiva para reconocer cuando estamos haciendo bien o mal nuestro trabajo.

Autoregulación

En momentos difíciles o incluso en situaciones rutinarias, la autorregulación es clave para controlar nuestras emociones negativas. Esto nos ayuda a canalizarlas mejor y entregar y delegar mejor las funciones que esperamos se cumplan por parte de las personas que trabajan a nuestro lado. Además, es clave para afrontar situaciones de fracaso, sin caer en ira y frustración.

Empatía

Comprender al otro, tener en cuenta los sentimientos y emociones de las personas a nuestro cargo, nos ayudan a enfrentar situaciones difíciles o de bajo desempeño, evitando malos entendidos y fragmentaciones dentro del equipo. La empatía es fundamental para evitar situaciones de tiranía.

Motivación

Un buen líder siempre está orientado a alcanzar logros y realizar sus labores con eficiencia. Por ello, la motivación interna es importante para mantenernos en la búsqueda de nuevos desafíos. Resulta inspirador lograr motivar desde la pasión y celebrar los éxitos en conjunto con tu equipo.

Te recomendamos estos recursos para explorar más sobre la Inteligencia emocional en el liderazgo:

Libro “La inteligencia emocional en la empresa” de Daniel Goleman
Serie “El manual del juego: Lecciones de vida de un entrenador” de Netflix
Podcast “Entiende tu mente” de Spotify Studios

Share This